Rafael Alberto Vásquez

Publicado: diciembre 29, 2015 en poesia

Buenos Aires, Argentina – 1930

Memoria de Santoro

a Roberto Santoro, poeta y amigo.

Secuestrado el 1º. de junio de 1977.

Desaparecido.

 

Han pasado los años.

No ha cambiado tu cara en el recuerdo:

la ventaja maligna de la ausencia.

Cada vez que me llaman y repito la historia

el tiempo se hace trizas en un vidrio empañado.

Y aparecen las fotos que no se muestran nunca,

los amigos, los libros, el café, las raíces

del barrio que sostuvo las voces de tu vida.

Aquel diálogo inútil –saber qué nos decíamos-

es una adivinanza que pierde su sentido.

Para la muerte no hay categorías,

pero la duda, el cuándo, los adioses sin fechas,

los supuestos más tristes desde un momento aciago

como el motor de un auto que parte hacia la nada,

no dejaron un punto final, sólo un suspenso.

Pasaron veinte años desde un viejo poema

que te escribí con culpa.

Más años todavía desde que te llevaron:

esa cuenta la cargan tu mujer y tu hija.

Yo apenas me confundo la sombra de tu abrazo

pero me sé tus versos

y te cuido ese sitio sin paz de la memoria.

 

De Ese sitio sin paz de la memoria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s