Joaquín O. Giannuzzi

Publicado: diciembre 29, 2015 en poesia
Etiquetas:

Buenos Aires, Argentina –  1924 – 2004

El iluminado

 

¿Cómo puede el pequeño cerebro

soportar proyectos más vastos que el océano

cómo resuelve

el problema de no ser sobrepasado

y no estallar?: este módico humano

en su maloliente cuarto frío, la foto

de su héroe pringado de moscas.

¿Cómo logra

concebir un destino detrás de su rostro,

una redención para todo el mundo?

Por eso cada mañana,

a menos que el insomnio repique su martillo,

despierta cubierto de cicatrices.

Pero es el mártir que necesita toda verdad utópica.

Sale a comprar la leche para su desayuno,

se parece a todos y no merece su imagen.

¡Pero cómo resplandece dentro de su cabeza!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s