David Escobar Galindo

Publicado: diciembre 29, 2015 en poesia, Singladura

El Salvador – 1943

12

 

En un planeta roto nos tocó esta vez nacer, Y esa conciencia vale por todas las adivinaciones de la filosofía sistemática, Estamos literalmente sitiados por un ejército de nomeolvides, En paralela condición a la de los nómadas que descubren la fantasmagoría del oasis, Sentimos que este planeta es apenas el traspatio donde guardan las bicicletas Los dioses y las diosas de la tercera generación, Y para nosotros esa es la máxima recompensa por la fidelidad al buen augurio, Danzamos desnudos en la terraza del guardarropa solar, A medio camino entre dos estrellas que se extinguieron en la luna pasada, Y luego, sudorosos como los argonautas en la imaginación del rapsoda, Nos ponemos a recoger los pedazos fosforescentes del planeta roto, Para decorar nuestra casa levantada sobre el peñón que vuela en el vacío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s