Antonio Arroyo Silva

Publicado: enero 22, 2015 en poesia
Etiquetas:,

La Palma, Islas Canarias – 1957

de: Poética de Esther Hughes

Fieramente divinas

 

por lo humano del gesto se escapan las palabras

a los poros del mundo y olvidan la humedad

de los labios saciados. Inteligente o cobarde,

su renuncia es traer una espiga al trigal.

Renegar el eclipse despierta los volcanes

de una isla caída de océanos del cielo.

Fieramente asombradas de encontrarse en la mano

que escribe la mentira por donde cae el ojo

a desteñir la fiel apariencia desnuda

de letargos, alcobas y quebrantos vacíos.

Palabras, las divinas, las humanas palabras,

mudas y anacoretas,

entre el lobo y el gallo, se quedan desterradas

a una herida del sol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s