Raúl González Tuñón

Publicado: septiembre 27, 2014 en poesia
Etiquetas:

Buenos Aires, Argentina – 1905 -1974

El visitante

   “El poeta es un espía de dios.”

Cuando el invierno vele los fantasmas azules

de la niebla en el barrio

y ya sean memoria la mudanza, el entierro del gorrión,

el domingo,

y los libros se callen en las estanterías

para que vuelva sin temor el grillo

del hogar, fugitivo de un distante verano,

preguntará al olvido

dónde se oculta el espía del tiempo,

en qué relojería, en qué almanaque,

en qué caja de música

abandonada por un niño

y junto a cuál de las sutiles ventanas del crepúsculo

donde sólo hacia adentro puede asomarse uno

la saudade construye sus delicados puentes.

y desde qué clavel del aire

o qué alga marina, o qué arpa de Harpo Marx

apareciendo en un desván, de súbito,

el porvenir –que es poeta- nos mira.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s