Gabriel Impaglione

Publicado: agosto 9, 2014 en poesia

 

Argentina – 1958

Palestina

 

Con las sombras rotas y cada pétalo

de sangre en fuga del estallido,

 

con la palabra interrumpida y una mano

y cada pie trashumante y la boca conmovida,

 

con los ojos cegados por el miedo y la lengua

mordida por el fuego,

 

con todos los nombres, cada vértebra, la flor

luctuosa clavada en el vientre

 

con la casa pobre disuelta en la humareda,

y el agua quemada y los días en ruinas,

 

con los niños esparcidos por el horror del mundo

y el llanto inextinguible

 

haremos Memoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s