Galel Cárdenas

Publicado: mayo 2, 2013 en poesia
Etiquetas:, ,

Honduras
Últimos escondrijos

Punzados estamos en la entraña
Con filos de muerte y cacería.

Madre,
Socorre nuestra piel
Que se desangra,
No nos desampares en esta angustia
Sobre humana.

Madre,
Nos escondemos en refugios
Donde no entra el sol,
En lugares escabrosos
Donde sólo llega la luz
Cuando abrimos el portillo.

Los cazadores de hombres libres
Pasan afilando sus espadas
Y sonando sus escudos de guerra
Acompañados de mastines
Que huelen al perseguido
Hasta en los últimos escondrijos.

Todos ellos pasan bebiendo en jarrones
De rústica cerámica
La sangre de los capturados.

Ahora, madre,
Somos seres subterráneos,
Vivimos la oscuridad
Y la respiramos como un sol
Que nos protege de la saña pérfida.

Madre,
Punzados estamos en la entraña
Con filos de muerte y cacería.

De Pájaro libertario

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s