Carlo Bordini

Publicado: enero 22, 2012 en poesia
Etiquetas:, ,

Roma, Italia – 1938
Poesía demente

El mundo fue hecho
en poquísimo tiempo,
entre grandes discusiones,
y solo a último
momento se decidió,
por desconfianza,
instituir la muerte y dividir los sexos.
Dios era muy celoso
de sus cuatro o cinco colegas y por despecho
dijo:
de todos modos, en pocos años estarán todos rotos, quien
sin un brazo, quien sin una pierna ¡da lo mismo
dejarlos morir!
Y otro le dijo:
¿Y cómo harás los nuevos?
¡No los hago yo, los hacen
ellos mismos! Qué linda cosa! Y así,
a último momento,
en pocos minutos, inventaron el instinto sexual
y la infancia. Casi se agarran a golpes.
Y uno dijo: ¿pero no ves
que así será un problema detrás del otro?
No me importa – dijo Dios.
– Igual este mundo no me gusta.
Salió fallado. Qué cosa –
añadió otro. – ¿Qué esperabas, con esa idea que todos deben comerse
los unos a los otros? Es lógico que se tenían
que terminar. ¿Y entonces? Tú qué hubieras hecho?
Casi
se agarran a golpes.

En “I costruttori di vulcani, Tutte le poesie 1975-2010- L.Sossela editore, Italia. 2010. Traducción del italiano: Gabriel Impaglione

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s