Paul Polansky

Publicado: noviembre 27, 2011 en poesia
Etiquetas:,

Mason City, Estados Unidos – reside en Serbia – 1942
Cuba libre

Hay un bar cubano en Praga
entre el río y el castillo
donde se puede disfrutar ron de verdad.

Yo bebí una noche con el dueño,
él venía desde La Habana en los años 60
a entrenar pilotos checos para volar Migs rusos.

Todavía lamentaba no regresar a casa
como los otros pilotos
que volvían a Cuba con mujeres checas.

“Supongo que a tus colegas les gustan
rubias, ojos azules, y
pechugas grandes,” dije bromeando.

Me miró fijo
como si yo hubiera bebido
demasiados cuba libre
(probablemente era cierto).

Entonces se acercó como si quisiera
susurrarme un secreto de Estado.
“Todas las mujeres eran gitanas.”
Puso sus manos en mis hombros
y me dió la bienvenida
a su club de baile en el sótano.

“Ellas son las únicas mujeres
en este país de fornicadores,” –dijo –

“las únicas que tienen alma.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s