Jack Hirschman

Publicado: octubre 20, 2011 en poesia
Etiquetas:, ,

Estados Unidos – 1933
París

Tan viejo que
podría ser su abuelo,
enciendo un cigarrillo
prohibido a la medianoche
en la ventana del
Hotel Vauvilliere.
Ella camina de un
lado al otro de la
estrecha calle, allá abajo.

¡Idiota, mañana
perderás tu oportunidad
bajo la luz del sol!

Las pequeñas ventanas de un
ático, al otro lado de la callecita.
Las voces se desparraman
por los bares.

Entro al café
matutino. Ella entra
y se sienta cerca.
Ven acá porque huiré,
soy tan pequeña:
‘chiquita’ me queda
inmenso y la mantequilla me
quema los labios que he de abrir
para ti, pero soy muy tímida.

La veo irse. Da
diez pasos por la calle
y luego, en un parpadeo,
se desvanece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s