Mario Rubén Alvarez

Publicado: julio 31, 2011 en poesia
Etiquetas:, ,

Paraguay
Esperando la Palabra

Que amanezca la Palabra
que deslice su son por la patria
hospede en las casas humildes
se abrace con las ciudades
beba de la fuente más clara
oxigene su pulmón bajo los árboles
que esparza sin límites su aliento
conozca el apodo del dolor
encienda la fogata de la dicha
le dé vértebras a la ternura
cercene el cordón umbilical del espanto
guarde la espalda del coraje
que desaloje de lágrimas los ojos infantiles
persiga el fusil y el puñal asesinos
encabece una manifestación a favor de la alegría
muerda el veneno de los perversos
que llueva la palabra
que traiga un día aún sin estrenar
vuelva polvo el llanto
diluya el ardor del odio
instaure sonrisas de mariposas
siembre vuelos de alborada
que sea verbo la Palabra
y por fin el hálito del silencio
sea perpetua ausencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s