Silvia N. Barei

Publicado: julio 25, 2011 en poesia
Etiquetas:, ,

Córdoba, Argentina
Las prisioneras de la cárcel del Estado de Sonora

Tiempo atrás
traspuse los muros alambrados de la cárcel.

Las paredes hablan el idioma de la ley
y el pabellón de mujeres es un relato de la droga
desangradas con los hijos lejos
recorren el patio cercado
con la mansa resignación de las fieras.

Me miran y me quedo tiesa
esperando el permiso de sus ojos vacíos
para escapar al mundo que aguarda detrás de las rejas.
Después de esos ojos
ya nunca podré irme al cielo.

De pronto en este patio
frente a la ronda alucinada de guardias y de presas.
bajo el sol crispado del desierto
una orquesta suena la Novena
la Sinfonía Número cuarenta y la Primavera

Yo/ellas/todas prisioneras
nunca nos iremos al cielo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s