Carlos Carbone

Publicado: julio 25, 2011 en poesia
Etiquetas:, ,

Argentina

Ese hombre

                                                                                        a Pablo Marrero

Uno soporta la intemperie
                             del mundo
sin saber casi nada
afuera, los ojos de la noche
tiritan contra los
                ventanales
inofensivos hombres deambulan
                      con sus penas grandes
otros hunden sus colmillos
           sin perder el sueño.

Uno es un barco
y su pecho un océano
entonces
construye la fábula del mar
y enciende la lámpara
para que nadie se confunda.

Ese hombre
   es un puerto
y en su rostro sobrevive
                           la memoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s