Jorge Debravo

Publicado: julio 21, 2011 en poesia
Etiquetas:,

Cartago, Costa Rica – 1938 – 1967
Silencios

Muere un amor en mitad de la esperanza
y un silencio sepulta su cadáver de pájaro.

Sangra una niña sobre un lecho lúbrico
y un silencio se esconde entre los trapos.

Degüellan a un muchacho en una patria
y un silencio se esconde en los zapatos.

Cogen la libertad, la escupen, la desangran
y un silencio terrible cierra los campanarios.

Alguien pone candados en los libros
y un silencio se oculta en los armarios.

Fusilan a un patriota en un rincón oscuro
y un silencio se fuga sobre los techos blancos.

Un millón de niñitos se nos mueren de hambre
y un silencio se duerme contemplándolos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s